Fermentos caseros y sistema inmunológico – kefir de leche y de agua

IMG_7201

El balance y la diversidad de la flora bacteriana intestinal (o microbiota) influye directamente en la función nuestro sistema inmunológico. Las bacterias de ácido láctico (probióticos) que convierten la leche en yogurt y la col en kimchi activan los receptores de las células que activan el sistema inmunológico para protegernos de virus y otros gérmenes.
Además de aportarnos probióticos protectores, el proceso de fermentación multiplica los nutrientes existentes en los alimentos, y los hace especialmente ricos en vitaminas B, K, C, acido fólico, calcio, entre otros. Fermentar (y también encurtir, germinar y remojar) granos, nueces, semillas y leguminosas también ayuda a aumentar la disponibilidad y absorción de ciertos nutrientes como el hierro, manganeso y zinc.

 

Fermentos caseros
El yogur (especialmente el casero), el kefir, la chicha y los vegetales encurtidos (sin vinagre) son alimentos tradicionales que aportan probióticos beneficiosos y diversifican nuestra flora intestinal. A mayor diversidad, mayor protección de nuestro sistema inmune. El kefir de leche es notable por su poder probiótico, con más de 30 distintas cepas de microorganismos vivos que incluyen bacterias de acido láctico, bacterias de ácido acético, levaduras, y mohos.

Chicha de jora
Aquí puedes encontrar una receta de chicha de jora, cortesía de Lucila Donoso.

Kefir casero
Con granos de kefir de agua (Tibicos) o granos de kefir de leche que se consiguen mediante vecinos y conocidos, puedes hacer kefir casero para agregar una dosis de probióticos diaria a tu dieta.

Kefir de agua (Tibicos)

Mezclar 4 tazas de agua filtrada o hervida con 1/4 de taza de panela en un frasco o jarra alta de vidrio. Cuando la panela esté bien disuelta, agregar dos cucharadas de granos de kefir de agua. Se puede agregar pasas para aportar minerales. También se puede agregar la mitad de un limón o naranja entera (después de exprimir su jugo en la mezcla) o alguna hierba como menta o albahaca para aromatizar. También se puede agregar jengibre cortado en pedacitos. Tapar y dejar fermentar entre 24 a 72 horas (el contenido de alcohol dependerá de la duración de la fermentación, entre 0.5% y 0.75%). Cuando esté listo las pasas flotarán y el agua soltará burbujas. Colar en un recipiente aparte, remover las pasas y el limón/hierbas, y guardar los granos de kefir en un frasco de vidrio con agua filtrada y panela, si no se los va a reutilizar inmediatamente. Transferir el kefir de agua a una botella de vidrio con corcho, o la que tengas en casa.

 

Screen Shot 2020-06-11 at 9.55.17 AM Screen Shot 2020-06-11 at 9.47.29 AM Screen Shot 2020-06-11 at 9.43.26 AM

Screen Shot 2020-06-11 at 10.15.17 AM

Kefir de leche: por cada vaso de leche, agregar una cucharadita de granos de kefir de leche. Dejar reposar tapado por 24 horas. Remover la mezcla, y colar. Si no se van a usar los granos para hacer más kefir, se deben refrigerar en frasco tapado por dos semanas.

Screen Shot 2020-06-11 at 9.57.16 AM

Screen Shot 2020-06-11 at 10.05.37 AM

Tips:

  • No enjuagues o laves tus granos de kefir con agua del grifo ya que tiene cloro y los puede dañar (son bacterias y levaduras vivas y el cloro es anti-bacterial).
  • No es necesario lavar los frascos donde haces tu kefir
  • Se puede usar colador de plástico o hierro pero la tapa del frasco donde almacenas tus granos preferiblemente debe ser plástica o si no tienes, recubrirla con una servilleta, trapo fino limpio o filtro de cafe (para protegerlos del óxido)

Comment is closed.