Las recetas y remedios caseros son parte de la memoria colectiva de un pueblo. Por tanto nos ofrecen una ventana a la riqueza culinaria, socio cultural y ecológica de los distintos grupos culturales y regiones. Además de su valor patrimonial, las memorias sobre alimentación y curación contienen un valor nutricional y biológico que se presenta como una solución orgánica, desde nuestras propias raíces y tradiciones, a los retos epidemiológicos y de seguridad alimentaria que enfrenta nuestra sociedad y el planeta. De forma similar, las recetas de cocina y remedios caseros forman parte de la historia del arte oral de nuestros pueblos. Por tanto también nos aproximamos a las recetas y remedios narrados por abuelas y abuelos como narrativas literarias orales. Desde estas múltiples perspectivas, cultural, nutricional y artística, buscamos recoger estos valiosos conocimientos en su forma orgánica, es decir, no como fórmulas escritas en papel, sino como narrativas contadas, practicadas y sentidas, y que están inscritas en las historias y en los cuerpos de mujeres y hombres, sus familias y sus comunidades.