• Caldo de huesos y locro de pescado

    El caldo de huesos de pescado se usa como fondo o base para hacer un locro de pescado con papas, es decir un locro, al estilo de la sierra del Ecuador.

    Paso 1: hacer el caldo de huesos

    Ingredientes: 

    2 libras de huesos carnudos de cabeza de dorado  (o picudo) y cebollas, ajos, sal, comino y pimienta al gusto.

    PREPARACION:

    A tres litros de agua, agregar los huesos con trozos de cebolla colorada (o perla) y blanca larga, y unos 6 dientes de ajo, sal pimienta y comino gusto. Una vez que suelte el hervor hay que retirarle la espuma que sale y que es de la baba y suciedad del pescado, hervir por unos 10 minutos, o en fuego bajo hasta 8 horas. Colar ese caldo y añadir al sofrito de la siguiente parte.

    Separar de los huesos los pedazos carnudos de pescado y añadirlos a la preparación siguiente.

     

    Paso 2: hacer la sopa de pescado usando el caldo de huesos como fondo

    Ingredientes
    1 lib. filete de pescado (dorado o picudo)
    1 cebolla colorada mediana
    2 dientes de ajo
    3 libras de papas
    – Sal al gusto
    – Achiote
    – Aliños: orégano, comino y pimienta, todo molido
    – Manteca de chancho
    – 1 pimiento verde
    – cilantro
    – 2 aguacates

    PREPARACION

    Poner en una olla la manteca, la cebolla bien picada en cuadraditos pequeños, el ajo picado finamente, el pimiento, y el achiote, sofreír lentamente, añadir las papas peladas y troceadas referir por 3 minutos agregar sal al gusto. Ir añadiendo el caldo de la preparación anterior o, si no se desea usar el caldo también se puede agregar solo agua caliente de poco en poco hasta que sobrepase unos 5 cm. De las papas dejar que hierva por 8 minutos más o menos.

    Trocear el pescado (4 cm) y poner un poquito se sal y pimienta, un poco de jugo de limón, poner a calentar una sartén con un poquito de aceite, sofreír el pescado dándole la vuelta, hasta que se dore, agregar a las papas dejar que se cocine hasta que la papa esté muy suave, rectificar la sazón, añadir el cilantro bien picado, servir con aguacate.

     
    Receta de Mercedes Jiménez, Quito – Ecuador.

  • Sopa por desayuno

    UNADJUSTEDNONRAW_thumb_c98

    SOPA POR DESAYUNO – aunque resulte extraño o desagradable a muchos (sobre todo más jóvenes) los desayunos tradicionales en muchos lugares del mundo consisten de o incluyen sopa. En Japón, el desayuno tradicional consiste en arroz, pescado y sopa de miso (hoy en declive ante la influencia occidental). En la investigación que hicimos para el documental #RaspandoCoco en la costa de Ecuador (Esmeraldas), la mayoría de personas nos contaron que desayunan o solían empezar su día con un “tapao”, una exquisita sopa de pescado con plátano verde aromatizada con yerbitas, chillangua, chirarán y albahaca. La influencia del “desayuno americano” y las ideas sobre la “comida saludable” inducidas por la industria de alimentos y décadas de estudios equivocados, han llegado a todos los rincones del planeta (hasta Japón!), privándonos de los beneficios de las comidas tradicionales, que no solo aportan una nutrición superior y protección de enfermedades, sino también un significado y sentido de pertenencia a un lugar y una comunidad, un elemento poco apreciado pero fundamental para nuestra salud integral.

    La sabiduría tradicional y ancestral de alrededor del mundo nos ha regalado un sin número de alimentos fermentados altamente nutritivos y de potente efecto medicinal.

    EL MISO es una pasta hecha mediante la fermentación de los frijoles de soya, es un alimento tradicional en muchos lugares de Asia (originario de China), y muy tradicional en Japón.

    Se conoce que el miso es una excelente fuente de cobre, manganeso, vitamina K, vitaminas B, hierro, fósforo, potasio, proteína (todos los aminoácidos esenciales), zinc, ácido fólico. La sopa de miso es una de las principales fuentes de calcio en la dieta tradicional japonesa. Tradicionalmente se ha usado como remedio para la digestión, cancer, envenenamiento por tabaco e infecciones intestinales. En Japón, tomar sopa de miso se considera una buena forma de empezar el día ya que energiza el cuerpo y estimula la digestión.

    Aquí un efecto sorprendente, aunque menos conocido del consumo de miso (tomado del libro “Japanese foods that heal”) :

    PROTECCION CONTRA LA RADIACION ATOMICA – Investigadores japoneses en los años 60’s que atendieron a víctimas de la bomba atómica después de la segunda guerra mundial, observaron que no sufrieron los efectos de la radiación de sus pacientes porque tomaban sopa de miso a diario. Miso Japonés fue importado hacia la ex-Unión Soviética después del accidente nuclear en Chernobyl. Subsiguientes estudios experimentales con ratas en la Universidad de Hiroshima en 1989 confirmaron el efecto protector del miso contra la radiación: las ratas que no comieron miso mostraron 100-200% mayores niveles de cancer de hígado, comparado con las ratas que comieron miso. Varios estudios poblacionales publicados partir de los años 80’s han verificado que el consumo diario de sopa de miso reduce el riesgo de varios tipos de cancer, en particular cancer de mama. Según un estudio publicado en 2003, mujeres que consumieron 3 platos de sopa de miso al día, redujeron el riesgo de cancer de mama en un 40%.

    Léelo en la web y comparte! http://comidasquecuran.com.ec/sopa-por-desayuno/

  • Ceviche mixto de camarón y pescado

    Ceviche Mixto de Camarón y Pescado

    Sabino BarretoPor: Sabino Barreto Falcones

    “En el concho, están las presas.”
    Dicho popular manabita

    A diferencia de otras partes del país, los hombres manabas aprenden a cocinar desde muy temprana edad y son a menudo amplios conocedores de la cocina local. Sabino, reconocido educador y experto en temas de la cultura e historia de Manabí, no es una excepción. El compartió con nosotros su especialidad, el ceviche, y varios de los secretos que usa para darle el punto exacto del sabor.

    Ingredientes:
    2 lb camarones y/o semi-langostinos de mar
    2 lb róbalo (filetes de pescado blanco)
    20 limones de regular tamaño
    1 lb de cebolla paiteña criolla (no peruana que es redonda, la criolla es la que tiene brotecitos)
    2 cucharaditas de sal
    1 lb de tomates maduros
    jugo de naranjas
    cilantro criollo manabita de hojitas pequeñas (no el cilantro de la sierra, no da gusto)
    4 naranjas grandes maduras que no sean agrias (dulces maduras)
    1 pepino grande tierno
    1 oz de aceite arbolito

    Preparación:

    • Poner a hervir el camarón en agua. Mantenerlo en el agua hirviendo durante 5 minutos. Sacarlos y escurrirlos en agua fría inmediatamente para que no se ablande el camarón.
    • Cortar los filetes de róbalo en cuadritos de 1cm y medio de grosor. Una vez cortados verter agua hervida durante el tiempo que este cocido sin que se deshaga, 2 o 3 minutos. Escurrirlo y echarle agua fría para que endurezca.
    • Preservar el “concho,” es decir el caldo donde se coció el camarón y el pescado para usarlo en el ceviche.
    • Tanto al camarón pelado como el pescado cocido, exprimirle limón y echarle una cucharadita de sal.
    • Se preparan “los acotejos”, es decir los aliños. Estos son cebolla en rodajas muy finas y el tomate en cuadritos muy finos, y el pepino en cuadritos pequeños. A esta salsa se le agrega zumo de naranja.
    • Una vez que está lista la salsa con los acotejos se le pone el camarón y el pescado revolviéndoles muy lentamente para que no se deshaga el pescado.
    • Pruebe por si acaso haya exceso de sal o de limón. Si hay exceso se le agrega mas tomate o mas naranja.
    • TIP: Hay que cuidar que cuando se exprima el limón, no vaya con el zumo de la cascara que provoca acidez y pierde el gusto (lavar el exprimidor cada 2 o 3 exprimidas).
    • Si es necesario agregue una porción de salsa de tomate y mostaza al gusto.
    • Ir probando a ver lo que falta.
    • Por último, se le echa el cilantro que es la hierba mágica. Ceviche sin cilantro es como jardín sin flores, comida que no tiene cilantro no es comida manabita.

    Acompañar con chifles, cerveza, jugo de frutas o limonada.

    Si gusta, añadir un chorrito de aceite de oliva.