• Raspando coco para la cuarentena | Raspando coco for the quarantine

    RC DVD cover
    (Para leer en español, ver el texto más abajo)

    Hi friends,

    I want to thank each and all of you who supported my events and projects between March and May in Atlanta, Ecuador and the San Francisco Bay Area, all of which were cancelled at the last minute due to the global pandemic we are experiencing. In Atlanta, I want to thank especially Ioulia Fenton and Karla Blaginin for fundraising and organizing the screening of Raspando coco at Emory University, which was going to be presented along with a special South American Pacific Coast-inspired menu! Below is the poster ready to be sent out right before the virus-related measures were announced. It is now a souvenir of a beautifully crafted, yet unrealized experience: bittersweet.

    I am following in the footsteps of other independent filmmakers around the world who are making their work available to the public online during this indefinite quarantine. As much as I am very sad and concerned about what is now happening, I am also grateful to the current circumstances for opening up the opportunity to share Raspando coco widely.

    My special thanks to the faculty members who have supported the growth of this project by requesting licensed DVD’s of Raspando coco for your college and University libraries. I want to encourage other faculty to support us by doing the same. As independent filmmakers, we rely on your support to keep producing great documentaries and making them available to the public. All of the proceeds from our sales go directly covering business expenses, producing new content, and distributing content to you.

    To request a licensed DVD either for home/personal viewing or for University/college screenings, please email contact@comidasquecuran.info or go on the website www.raspandococo.com (Shop). Thank you for your support!

    Quarantine open access: you can watch Raspando coco (31 mins) by clicking here. I hope it brings you joy and inspiration during these uncertain times. Please feel free to share it with friends and family.

    Special favor! Please tell me what you thought about the film, either by replying to this email or by sharing your testimonial on the website www.raspandococo.com (About) 

    Before I go: I would love to hear from you, if you need a friend to talk to, I am here with more time in my hands than probably ever before, and an open heart to listen and support you in any way I can.

    Until the next update, please stay safe!

    Pilar

    P.S. Were you forwarded this email from a friend? Sign up here to stay up-to-date!

    Hola amigxs

    ¡Saludos desde la cuarentena! Gracias a todas las personas que apoyaron mis eventos y proyectos planificados entre Marzo y Mayo en Atlanta, California y Ecuador. Todos se cancelaron debido a la pandemia mundial que estamos atravesando. Especialmente gracias a Ioulia Fenton y Karla Blaginin en Atlanta por su gestión en recaudar fondos para presentar Raspando coco en Emory University. La película se iba a mostrar como parte de una serie de actividades de inmersión cultural, entre ellas un menú inspirado en la cocina de las costas pacíficas de Ecuador y Venezuela. El cartel del evento (arriba) estaba listo a enviarse justo antes de que las medidas relacionadas al virus se implementaran en Universidades a lo largo de EEUU. El cartel es un recuerdo/memoria de un hermoso sueño no realizado y me deja una sensación agridulce…

    Siguiendo los pasos de otros realizadores independientes alrededor del mundo, hemos abierto el acceso a Raspando coco durante la cuarentena indefinida. Me entristece y preocupa lo que está sucediendo pero agradezco la oportunidad de poder compartir este trabajo ampliamente. A la vez, les pido su apoyo para continuar con este proyecto. Al comprar los DVD’s con licencia para muestras en casa o en establecimientos educativos, apoyas nuestro trabajo como realizadores independientes para seguir creando documentales. Los recursos recaudados se utilizan para cubrir costos de producción y para crear y distribuir nuevo contenido.

    Para solicitar un DVD con licencia de uso personal o para instituciones, escribe a contact@comidasquecuran.info o visita el sitio web www.raspandococo.com (Shop). Gracias por tu apoyo.

    Acceso abierto durante la cuarentena: presiona aquí para ver Raspando coco (31 mins.). Espero que sea inspirador y genere sensaciones agradables para contrarrestar el estrés de este momento. ¡Y por favor cuéntenme qué les pareció, en respuesta a este correo!

    Antes de despedirme, me gustaría mucho saber de ustedes, escriban, me alegrará mucho recibir sus noticias y estoy a la orden, con el corazón abierto a apoyarles en cualquier medida en este momento tan incierto.

    Abrazos y cariños no-distantes…

    Pilar

    P.S. Recibiste este correo de un amigo? Suscríbete aquí para estar al tanto de más noticias de Raspando coco.

    Raspando coco (English / Español)
    Comidas que curan (Español)
    Instagram: @raspando_coco
  • Happy New Year from Havana | Felicidades desde La Habana

    (Para leer en español, ver el texto más abajo)

    Hi friends,

    I’m thrilled to send this update from La Habana (straight from a WIFI spot at a nearby park), where I’ve spent about a week visiting friends and family and escaping the cold in the midwest! While in Havana, I had the joy of visiting with my friend and mentor, Victor Fowler Calzada, and exchange our respective cultural creations: his latest poetry book “La ciencia de los instantes” and my film “Raspando coco”. As we walked down H street in el Vedado to have lunch, I had the luck of meeting renowned film critic, Frank Padrón, a close friend of Victor, and, as I learned, a specifically culinary film critic. They both now have a copy of Raspando coco and will be finding opportunities to show it to Cuban audiences—exciting!

    I came here from Quito, Ecuador, also visiting family, and before that I was honored to present Raspando coco at the Community Food Systems Conference in Savannah, Georgia on December 9th and 11th. I have to thank very especially my friend Karla Blaginin, of Dichos de la Casa and Sagdrina Brown Jalal, of Georgia Farmers Market Association for inviting me and for organizing the screening and a delicious Peruvian/Mexican themed dinner at the New Hispanic Baptist Church of Savannah. Also thank you to Jennifer Hashley at New Entry Sustainable Farming Project at Tufts University for sponsoring the screening and making everything happen.

    Raspando coco was very well received at the conference, particularly by African American and Afro-Caribbean participants (health professionals, farmers, activists and scholars). Hearing their comments during the Q&A felt like a mission accomplished, i.e. to make stories of Afro-Ecuadorians visible to other members of the African diaspora. One participant said he had an “aha” moment during the film, when he heard an older Afro-Ecuadorian complain about doctors’ dictates to eat only vegetables,  “…and what if I am not used to eating these specific vegetables?”. He said that as a farmer of color in Atlanta, he hears similar recommendations which have little cultural relevance for his community, while rich African-American, local food traditions are ignored or condemned as “unhealthy”. He told me he wants to bring Raspando coco to farmers and fishermen in the Atlanta area.

    I was very humbled and thrilled to have so many inquiries from participants wanting to bring the film to their institutions and communities, as well as purchase it for home/personal viewing. We are currently receiving requests for screenings and DVD’s on the website www.raspandococo.com under “Screenings”. Please do get in touch with us by submitting your request on the website! Thank you also to my friends and colleagues who responded to the last update, with interest in showing the film at your institutions.

    Before I go, I want to share an awesome film project my friend Mitch Teplitsky is fundraising for called Earthkeepers, a super inspiring story (in part) about composting. Mitch made two other amazing educational documentaries, Soy Andina and Return to the Andes. You can watch the video and donate here.

    Exactly 4 years ago when we were fundraising for Raspando coco, I wrote this blog post with information now contained the film. I am sharing it here again.

    Thank you for reading me! Until the next update, stay warm!

    Pilar

    P.S. Were you forwarded this email from a friend? Sign up here to stay up-to-date!

    Hola amigxs

    ¡Saludos desde La Habana! Acá, donde al 2020, todavía iluminan las avenidas, lunas llenas y faros de inmortales Cadillac multicolor. Vine aquí a escapar del frio invernal nórdico y a visitar familia y amigos. Tuve la alegría de compartir un par de tardes con mi querido amigo y mentor Victor Fowler Calzada, con quién intercambiamos nuestras respectivas creaciones culturales, su último libro de poesía “La ciencia de los instantes” y mi documental “Raspando coco”. Me puse de suerte cuando caminaba con él por la calle H en el Vedado y se cruzó por nuestra vereda el conocido crítico de cine Frank Padrón, quién según me enteré, es además especializado critico de cine culinario. Compartí con ambos una copia de Raspando coco para ayudarme a buscar espacios para mostrarlo a espectadores en Cuba.

    Antes de venir aquí estuve en Ecuador, también visitando familia, y antes de eso estuve en Savannah, Georgia presentando Raspando coco en la Conferencia de Sistemas de Alimentación Comunitarios. Gracias especiales a mi amiga Karla Blaginin, de Dichos de la Casa y Sagdrina Brown Jalal, de Georgia Farmers Market Association por invitarme y organizar la proyección que fue acompañada de una deliciosa cena peruano-mexicana en la New Hispanic Baptist Church de Savannah. Gracias especiales también a Jennifer Hashley de New Entry Sustainable Farming Project en Tufts University por auspiciar la proyección y hacer posible este evento.

    Raspando coco gustó mucho en la conferencia, en particular a participantes Afro-Americanos y Afro-Caribeños (profesionales de la salud, agricultores, activistas y académicos/educadores). Sus comentarios me inspiraron una profunda sensación de “misión cumplida” al ver que este documental está haciendo visibles las historias de lxs Afro-Ecuatorianos a otros afro-descendientes. Uno de los participantes comentó que se inspiró al escuchar a uno de los actores documental quejarse sobre las instrucciones de los médicos de comer solo vegetales, “¿y qué pasa si no estoy acostumbrado a ese vegetal?”. Dijo que en su trabajo como activista y agricultor negro en Atlanta, escucha a menudo recomendaciones similares que tienen muy poca relevancia cultural para su comunidad, mientras que se ignora e incluso se tilda de “dañinos” los alimentos locales, los cuales forman parte de la rica cultura culinaria Afro-Americana. Al final de la muestra conversamos acerca de mostrar Raspando coco a agricultores y pescadores en Atlanta con los que él trabaja.

    Me emocionó mucho recibir tanto interés de personas que quieren traer Raspando coco a sus instituciones y comunidades, así como de adquirir la película para verla en casa. Estamos recibiendo pedidos para proyecciones y DVD’s en el sitio web www.raspandococo.com bajo la opción “Screenings”. Si están interesadxs en realizar una muestra, ¡contáctennos! Muchas gracias a todos lxs amigxs y colegas que respondieron al correo anterior con interés en presentar Raspando coco en sus instituciones.

    Les comparto además la información de un proyecto documental de mi amigo Mitch Teplitsky llamado Earthkeepers, una historia muy inspiradora que trata en parte sobre hacer compost. Mitch tiene dos documentales educativos súper interesantes, Soy Andina y Return to the Andes. Pueden ver su video y donar para su campaña aquí.

    Hace exactamente 4 años atrás cuando estuvimos levantando fondos para realizar Raspando coco, escribí esta entrada de blog con información sobre la investigación que dio a luz a la película. Se los comparto.

    ¡Gracias por leerme! Hasta la próxima, un abrazo.

    Pilar

    P.S. Recibiste este correo de un amigo? Suscríbete aquí para estar al tanto de más noticias de Raspando coco.

    Raspando coco (English / Español)
    Comidas que curan (Español)
    Instagram: @raspando_coco
  • Raspando coco (trailer) y los mitos y verdades sobre el aceite de coco

    La paciencia tiene su recompensa: tenemos documental! #RaspandoCoco ya tiene trailer y pronto estará lista la tan esperada película del #coco. Gracias a todxs quienes contribuyeron de mil maneras a la realización de este proyecto. Tenemos la suerte de contar con la genialidad de Yaima Pardo LaRed de Estudios Creactivo, quien se encuentra ahora mismo trabajando en la post-producción de la película. Aquí un avance de lo que será el documental!

    Este documental es una invitación a valorar los conocimientos y productos locales y también a tomar conciencia de los impactos de la popularización incluso a escala global, de alimentos tradicionales como el coco. A medida que el aceite de coco se comercializa cada vez más en las ciudades de Ecuador (y del mundo), sus beneficios se vuelven más conocidos, pero a la vez se difunden ideas erradas sobre sus propiedades.

    La industria del aceite de coco a nivel mundial ha ingeniado etiquetas de diversa índole para promocionar este producto. Se han vuelto populares las denominaciones de aceites y mantecas de coco y de cacao “de primera prensada,” “prensado en frío” (cold pressed en inglés) o “crudo” (raw en inglés). Considerando las propiedades químicas del aceite de coco, estas etiquetas no corresponden con la realidad ya que utilizan una definición arbitraria de “frío”, como se explica a continuación. Además, afirmar que el aceite de coco es “prensado en frío” es contradictorio ya que estas grasas requieren calentarse para extraerse eficazmente de las semillas que las contienen. 

    De hecho, el aceite de coco ha sido elaborado y consumido hace miles de años por millones de personas haciendo un uso eficiente del calor. Este es el caso del aceite de coco esmeraldeño, el mismo que tradicionalmente se prepara rallando el coco, licuándolo con agua o exprimiéndolo para extraer la leche o zumo de coco. Se completa el proceso cocinando el zumo de coco hasta que el agua se evapore por completo y los sólidos finalmente se separen de la grasa que los contiene.

    screen-shot-2016-12-04-at-5-21-09-pm

    Entonces ¿de dónde sale y qué significa la denominación  “prensado en frío”? Esta es una definición arbitraria que usa la industria a nivel internacional para indicar que en su proceso de extracción, el producto “no supera los 50 grados Centígrados.” Si 50 grados C, una temperatura ambiente tan alta que el cuerpo humano no puede resistir, se considera “frio,” hay que cuestionarse la veracidad de esta terminología. Si bien 50 C es inferior a la temperatura de cocción, el producto requiere ser calentado, no enfriado, relativo a la temperatura ambiente para su procesamiento.

    El aceite de coco, se compone de ácidos grasos saturados en su gran mayoría (93%), de los cuales casi un 70% son de cadena media, en particular, el ácido laurico, que es la principal propiedad que aporta el aceite de coco, desde un punto de vista nutricional. Los ácidos grasos saturados son térmicamente estables, es decir no se oxidan con la aplicación del calor. Por lo tanto no tiene ningún sentido o propósito proteger al aceite de coco del calor. Precisamente por esta razón es el aceite más recomendado para cocinar, pues el calor no afecta su composición química.

    Muchos alegan que proteger al aceite de coco del calor supuestamente preserva sus “anti-oxidantes naturales.” Esta aseveración también es cuestionable. Por ejemplo, este estudio publicado en la revista científica “Food Chemistry” en el año 2009, encontró una mayor densidad de fenoles con efecto anti-oxidante en el aceite de coco cocinado (caliente) comparado con el aceite de coco centrifugado (frío). El método de prensado que utilizan en el segundo caso efectivamente ENFRIA la leche o zumo de coco (a una temperatura de 10 C) para separar el líquido de la crema, y luego procede a centrifugarlo. Por supuesto este método no es nada eficiente desde un punto de vista industrial y económico, por lo que no se encuentran en el mercado aceites propiamente extraídos en frío.

    Aquí un fragmento de los resultados del estudio que indican, a diferencia de lo que se piensa y lo que se ha comprobado para otros aceites como el de oliva, que el contenido de fenoles anti-oxidantes es MAYOR en aceites de coco cocinados que extraídos en frio.

    “In the cold extraction method, the phenolic substances are not properly incorporated into coconut oil due to the mild temperature conditions that are used in the cold extraction. However, in the hot extraction method the temperature of the coconut milk emulsion reaches above 100 °C. The concentration of the phenolic substances increases when the water in the emulsion evaporates during the hot extraction process. Higher phenolic concentrations and higher temperatures favour the incorporation of more phenolic substances into coconut oil.”

    En resumen, aquellos aceites de coco de distintas marcas que han hecho su reciente aparición en tiendas naturistas, ferias agroecológicas, y otras localidades citadinas en los últimos años, no son mejores, desde un punto de vista nutricional, que los aceites de coco tradicionalmente preparados, es decir cocinados. Sin duda estos nuevos productos tienen una excelente calidad, su aroma es distinto al del aceite de coco tradicional–éste último tiene un característico olor a coco tostado. Su textura y color también son distintos–destacan la “blancura” y lo cremoso de los aceites modernos. Pero no superan, nutricionalmente hablando, al tradicional y milenario aceite de coco, tal y como se lo ha venido preparando en los distintos rincones del trópico global, incluyendo la costa sudamericana del Pacífico, el Caribe, el subcontinente Indio, las islas del pacífico occidental (Sudeste Asiático y Oceanía), entre otros.

    Aún más, las etiquetas “raw,” “extra virgen” y “prensado en frío,” en cuanto a aceite de coco y cacao se refieren, crean confusión entre los consumidores y a la vez desvirtúan el valor que tienen alimentos tradicionalmente preparados. Estas sofisticadas denominaciones conducen a pensar que los aceites de coco cocinados, calentados u otros que no tienen estas etiquetas son menos saludables o dañinos. Por ejemplo en Filipinas, donde la gente hace su propio aceite de coco para uso doméstico, los aceites de coco importados de los Estados Unidos con las etiquetas “virgen” o “prensado en frío” que se han empezado a ofertar hace poco en supermercados allí, no tienen ninguna acogida. El motivo: Filipinas tiene una larga tradición de uso y elaboración de productos de coco; allí la gente lleva elaborando y usando el aceite de coco cocinado por generaciones. Encontrar de repente sus alimentos tradicionales rebautizados con otros nombres y en idioma inglés en los supermercados, no llamará mucho su atención por comprarlos, sobre todo si son más caros.

    La popularización del aceite de coco ha hecho que cientos de personas en las ciudades conozcan y prueben sus beneficios, especialmente quienes pensaban equivocadamente que el coco y su aceite es dañino para la salud. Sin embargo, en general hay mucha desinformación entre los nuevos consumidores sobre este y otros alimentos antes desconocidos para los habitantes de la ciudad. ¿Quién no conoce amigos o familiares que han incurrido en costosas pero fallidas dietas, o han gastado dinero en productos de dudosa efectividad dejándose llevar por mensajes que se difunden sin ningún fundamento en el internet? Una de las últimas estafas en quedar al descubierto es el caso de los productos Herbalife, para quienes no lo vieron, aquí el reportaje de John Oliver al respecto.

    En la era de “Facebook”, todxs casi sin excepción somos o hemos sido víctimas de la desinformación. Sin duda hay buena intención por parte de los nuevos productores en innovar estrategias, técnicas y nombres para promocionar su producto. Por lo general, estas “nuevas comidas tradicionales” tienen una excelente calidad, aunque casos como la nueva quinua canadiense dejan mucho que desear (¡definitivamente la quinua de los Andes no tiene rival!). Sin embargo, en más de un caso, el fenómeno del rebranding, que equivale a decir en español “re-bautizar” los alimentos tradicionales con nuevas denominaciones y marcas, perpetúa mitos y desvirtúa alimentos nutritivos y valiosos no solo nutricionalmente sino por su significado e importancia cultural.

    En conclusión

    • El aceite de coco es una de las grasas más recomendables para cocinar o freír. No tiene propósito proteger al aceite de coco del calor ya que su grasa se caracteriza por ser térmicamente estable, es decir no se oxida con la aplicación del calor, y además tiene un alto punto de humeo–la temperatura a el aceite empieza a desprender humo al calentarla.
    • El aceite de coco cocinado tradicional es sumamente nutritivo y saludable. Según las denominaciones comerciales más comunes a nivel internacional, el aceite de coco tradicional, tal y como se lo prepara en Esmeraldas, se considera “no refinado” o “virgen.” El aceite de coco “refinado,” de venta en tiendas en varios países tropicales y también en Norteamérica y Europa, es igual de nutritivo y saludable, siempre y cuando no haya sido sometido a hidrogenación. Aquí hay más información sobre la diferencia entre aceite de coco “refinado” y “no refinado.” Nota: el aceite de coco refinado no tiene olor o sabor, y hay quienes lo prefieren porque no cambia el sabor a su comida.
    • El aceite de coco comercialmente denominado “crudo” o “prensado en frío” no es superior nutricionalmente al aceite de coco tradicionalmente preparado, es decir cocinado. Eso sí, casi siempre es más costoso y de color más blanco.
    • La validez científica de denominaciones “crudo” o “prensado en frío” y la creencia en el supuesto contenido de antioxidantes o encimas en los aceites así denominados, son cuestionables o simplemente falsas. Aquí un artículo que explica porqué ningún aceite comestible contiene encimas.
    • En Ecuador circula un aceite de coco falso hecho a base de aceite mineral (petróleo) y fragancia a coco. Este aceite no es comestible y no tiene nada que ver con el auténtico aceite obtenido a partir de los cocos maduros.
    •  ¿Dónde se puede comprar aceite de coco artesanalmente preparado? En el Ecuador, provincia de Esmeraldas, ciudad de Atacames, en cualquier fábrica de cocadas lo pueden pedir. En Quito, Guayaquil y otras ciudades los vendedores de cocos pelados y agua de coco también lo hacen.
    • Es fundamental valorar e indagar sobre los beneficios de los alimentos y las técnicas de preparación tradicionales.
    • Es recomendable siempre cuestionar la veracidad de nuevas denominaciones que se utilizan para comercializar alimentos tradicionales.

    Por último, comparto un muy buen resumen sobre mitos y verdades del aceite de coco.

    Si te gusta este contenido, danos un “Me Gusta” / “Like” en nuestra página de Facebook: Facebook.com/comidasquecuran.com.ec, estamos muy cerca de llegar a los 1000 seguidores!

    ¡Salud!