• Sopa por desayuno

    UNADJUSTEDNONRAW_thumb_c98

    SOPA POR DESAYUNO – aunque resulte extraño o desagradable a muchos (sobre todo más jóvenes) los desayunos tradicionales en muchos lugares del mundo consisten de o incluyen sopa. En Japón, el desayuno tradicional consiste en arroz, pescado y sopa de miso (hoy en declive ante la influencia occidental). En la investigación que hicimos para el documental #RaspandoCoco en la costa de Ecuador (Esmeraldas), la mayoría de personas nos contaron que desayunan o solían empezar su día con un “tapao”, una exquisita sopa de pescado con plátano verde aromatizada con yerbitas, chillangua, chirarán y albahaca. La influencia del “desayuno americano” y las ideas sobre la “comida saludable” inducidas por la industria de alimentos y décadas de estudios equivocados, han llegado a todos los rincones del planeta (hasta Japón!), privándonos de los beneficios de las comidas tradicionales, que no solo aportan una nutrición superior y protección de enfermedades, sino también un significado y sentido de pertenencia a un lugar y una comunidad, un elemento poco apreciado pero fundamental para nuestra salud integral.

    La sabiduría tradicional y ancestral de alrededor del mundo nos ha regalado un sin número de alimentos fermentados altamente nutritivos y de potente efecto medicinal.

    EL MISO es una pasta hecha mediante la fermentación de los frijoles de soya, es un alimento tradicional en muchos lugares de Asia (originario de China), y muy tradicional en Japón.

    Se conoce que el miso es una excelente fuente de cobre, manganeso, vitamina K, vitaminas B, hierro, fósforo, potasio, proteína (todos los aminoácidos esenciales), zinc, ácido fólico. La sopa de miso es una de las principales fuentes de calcio en la dieta tradicional japonesa. Tradicionalmente se ha usado como remedio para la digestión, cancer, envenenamiento por tabaco e infecciones intestinales. En Japón, tomar sopa de miso se considera una buena forma de empezar el día ya que energiza el cuerpo y estimula la digestión.

    Aquí un efecto sorprendente, aunque menos conocido del consumo de miso (tomado del libro “Japanese foods that heal”) :

    PROTECCION CONTRA LA RADIACION ATOMICA – Investigadores japoneses en los años 60’s que atendieron a víctimas de la bomba atómica después de la segunda guerra mundial, observaron que no sufrieron los efectos de la radiación de sus pacientes porque tomaban sopa de miso a diario. Miso Japonés fue importado hacia la ex-Unión Soviética después del accidente nuclear en Chernobyl. Subsiguientes estudios experimentales con ratas en la Universidad de Hiroshima en 1989 confirmaron el efecto protector del miso contra la radiación: las ratas que no comieron miso mostraron 100-200% mayores niveles de cancer de hígado, comparado con las ratas que comieron miso. Varios estudios poblacionales publicados partir de los años 80’s han verificado que el consumo diario de sopa de miso reduce el riesgo de varios tipos de cancer, en particular cancer de mama. Según un estudio publicado en 2003, mujeres que consumieron 3 platos de sopa de miso al día, redujeron el riesgo de cancer de mama en un 40%.

    Léelo en la web y comparte! http://comidasquecuran.com.ec/sopa-por-desayuno/

  • Sopa de hojitas de maíz

    October 10, 2013

    IMG_1806

    Sopa de hojitas de maíz

    Por Lizandra Margarita Panta Villegas

    Doña Lizandra eligió esta receta porque lleva pocos ingredientes y es muy sanita. El único problema es aprender su arte de hacer las pastillas de maíz con las puntas de los dedos. De esto dependerá que la sopa tenga buena consistencia y que podamos comer las deliciosas hojitas de maíz.

    Ingredientes:
    Harina de maíz criollo
    1 litro de leche
    1 huevo
    1/2 libra de queso
    1 cebolla roja
    1 pimiento verde
    1 cucharadita de achiote en pasta
    Cilantro picado
    Sal al gusto

    Preparación:

    • Para empezar la sopa: Ponga 1 litro de agua en el fuego. Pique la cebolla y el pimiento en cuadritos pequeños. Cuando el agua esté a punto de hervor, agregue estas verduras.
    • Para hacer las hojitas: Prepare una masa con la harina de maíz, el huevo y el agua. Amase y agregue una pizca de sal. Para formar las hojitas debe apretar un poquito de masa entre el pulgar y el índice. Estas hojitas las debe echar en el agua hirviendo.

    Nota: La textura de esta masa depende de la cantidad de harina que utilice. Debe quedar suave, pero consistente.

    • Para terminar la sopa: Luego le agrega la leche, el queso en cuadritos, el achiote, por último el cilantro y la sal. Deje hervir 2 minutos más revolviendo para que no se pegue. Sirva caliente.